onda jipi

“Lleva la revolución a donde vives, no vengas aquí porque ya se ha terminado”
San Francisco, c 1967.

Los hippies fueron tan chocantes en  la sociedad de aquel momento  que podemos considerar que su estética fue una revolución en si misma. La ropa, el pelo, el calzado, los modos, todo es explotado por los jipis como un nuevo campo para la expresion individual. El traje burgues es demasiado gris y demasiado uniforme. Es estructura y antinaturalidad. Es sinómino de opresión, mas opresivo tal vez que un uniforme militar (que en ese momento era considerado “patriotico”)
Consideremos que este movimiento nació en Estados Unidos y allí, hasta entonces, los varones usaban traje, camisa, corbata o moño, sombrero y sobretodo. Las mujeres usaban unos corpiños que parecian diseñados por la NASA, en punta como cohetes espaciales,  ideal para resaltar nuestro distintivo frontal. Las chicas usaban falda plato o pantalon cigarette y las mujeres que trabajaban  iban de saco, blusa y pollera larga hasta la mitad de la pantorrilla.
Pensar que en cinco o seis años todo esto sería una antigüedad y la representacion femenina sería una chica semidesnuda cubierta de lodo contoneandose al son de The Who (en Woodstock). No queda para nada exagerado decir que hubo una revolución.  El sistema de vestido hombre/mujer  tenía fecha de vencimiento: este corpiño deformante sería el manotazo de ahogado de una cruzada de dominación que arrancaba con el corset y que estaría, en esta época, agonizando.
Pantalones de jean, camisola indú, sandalias. Este es el conjunto mas común del hippie y estas prendas no tienen género (me refiero a sexo, no confundir a con la forma en que las señoras paquetas le dicen a las telas). Quiero decir que es a partir de este momento particular de la historia,  las mujeres dejan atrás el “precinto” impuesto por el hombre.  Y  los varones se acercan a  una estética mas femenina, que consideraban más natural y sensible, más relacionada con los valores de la tierra que con el traje de la polución urbana.
Todo empieza a ser un poco mas  andrógino y la expresión de la sexualidad no sólo pasa por cuestiones de desnudez. Cambia lo que es considerado sexy y entonces las chicas se dejan de llenar la cara de maquillaje y  por supuesto que queman ese corpiño. Y los chicos también hacen lo suyo, prefieren mostrar el cuerpo dios les dió con pantalones cada vez mas ajustados y la camisa un poco mas abierta.
El moviento Hippie hablaba de amor libre. Esto podía expresarse aquí y no antes porque la década del 60′ es la década de la píldora anticonceptiva. Esto permitió que las mujeres pudieran explotar sus nuevas libertades con control sobre las concecuencias biológicas. Esta píldora, de todas las que podías encontrar en esa epoca, fue y es de una utilidad indiscutible.
Cuando los hombres y mujeres empiezan a ver potencial expresivo en la ropa que se ponen,  se abre el abanico de posibilidades. Tal vez sea en este momento de la historia, donde las personas deciden dejar los mandatos de la moda  para que mas adelante la moda se avive y siga los mandatos de las personas.
En la configuración de prendas de vestir, a partir de ahora, masculino y femenino será sólo un parámetro formal, anatómico. No quiero decir que se vestían todos iguales,  porque aparte eso no es cierto, sino que después de esta “revolución”, uno se puede vestir como considere que se siente mas cómodo. Y el resto de los mortales tendrá que adaptarse a  esa determinación individual. Salvo algunas cuestiones morales que hasta el día de hoy perduran, a partir de los hippies hay una sensación de libertad.
En 1967, el hipismo se estaba gestando en la costa oeste de los EEUU pero en la costa contraria en Nueva York pasaban cosas aparentemente distintas pero no tanto. Andy Warhol producía el disco “The Velvet Underground  & Nico”. Ni la estetica ni la musicalidad tenian nada que ver con lo jipi pero Nico (la cantante) es un ejemplo perfecto de cierto matiz androgino que tomaria la moda de ahi en adelante. Pantalon, camisa, saco y cero maquillaje.  Aquí parece que la chica es la que se hacerca  al look masculino y creo que esta imagen también es sustancial para el cambio de mentalidad, que por suerte no tendría retorno y que les tocaría a todos sin importar que de que estilo provenga.
Parece ridículo pero en nuestro pais, hasta hace poco (15, 20 años atrás) la gente mayor  se desorientaba con los varones de pelo largo. O pero aún, se escandalizaba. Es que  estabamos en otro canal, uno negro que pasaban marchas militares todo el día. La psicodelia, el hipismo, Almendra, eran realmente cosa underground.
Mas allá de las cuestiones políticas, raciales, de género, etc,  la vestimenta no tuvo ninguna dificultad para traspasar las fronteras y la moda jipi pegó rapidamamente. En las fotos de la inaguración del Instituto Di Tella (Buenos Aires, 1967) se puede ver a la artista plástica   Dalida Puzzovio vestida como si fuera hoy (rodete apurado, musculosa estampada, bolso Chanel 2.55). Su compañera Marta Minujín se paseaba en overol entre sus instalaciones. Ellas viajaban y se traían puesto eso que pasaba “afuera”. Esta irreverencia encontró una forma argentina de ser y entonces, de a poco, se conviertió en La Moda.
Revolviendo fotografías, veo que mi madre tenía, en aquella epoca,  el pelo largo como hasta la cola.Me cuenta que se lo alisaba con la plancha, no la planchita de ahora, con la plancha de la ropa. Así que imaginarmela  a ella, con la melena arriba de la tabla de planchar me causa un poco de gracia y me hace pensar que siempre fuimos victimas de alguna moda.
Cuando yo era niña, disfrazarse de hippie para cualquier cosa para la que hubiese que disfrazarse era fácil y super tentador:  nunca faltó la mini portafolio de gamuza marrón y el colgante de símbolo de la paz™. Ensayaba dos o tres actitutes a lo Paolo y listo, el personaje estaba resuelto.
Recuerdo cuando me dí cuenta de una sencilla regla:  la popularidad era proporcional a la cantidad de elementos de “moda” que me dejaran llevar a la escuela. En ese entonces, se traducía en anteojos redondos a lo John Lennon, pañuelo medio enrollado en la frente, camisas a cuadros. Este revival de principio de los noventa eran gentileza de los Guns and Roses. El look integraba bien con la música y la única variación era que la gente estaban todos tatuados. El aspecto general era mucho mas rudo, no parecían tener mucha intención de pregonar la Paz.
Muchas veces esta estética fue y vino con el pasar de las décadas. Antes que termine el milenio aparecieron los “hippie del mundo”, esos especímenes multiculturales, anticonsumistas y semi-urbanos. El pantaón cargo, la remera que lleva la estampa de  alguna causa política y el gorrito norteño cierran el look. Todos al son de “Welcome to Tijuana”. Tequila, sexo y marihuana.
Ahora mismo hay una nueva camada, un reciclado lampiño de la estética setentista,  yo los bautizé “hippies universales”, gente en cuero que usa tocados de plumas, maquillaje indigena, y no tiene otra pólitica ni religión que la fiesta. Eso si, fiesta para todos.
Lo que trato de decir con tantos ejemplos es que del moviento original, con sus valores y filosofías de vida, sólo quedaron unos cuandos adeptos que parecen caricaturas de la literalidad.  Lo cierto es que el movimiento que se suponía tenía que liberar al hombre del sistema se volvió sistema y se degeneró en una tribu urbana (con lo mucho que me choca la terminología). Como cualquier otra, mesurable y predecible. Y los elementos constituyentes de la estética jipi entraron en el espiral de reciclaje como cualquier otra moda. Algunos dirán fastidiados que no es una moda, que es un sentimiento, una forma de vida.  Yo les digo Ok,  paz y amor.

|escrito para la revista Atypica n° 38 “Jipi”|

Para ver toda-toda la revis online click acá: Atypica 38|jipi

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s